Single post

No eres más que un mierdas

No, no te asustes por el título, no te estoy insultando a ti. Mejor espera, lee esta historia, y luego ya comentamos.

La historia:

Son las ocho y media de la tarde, miras el reloj, hace rato que deberías estar en casa, siempre te pasa lo mismo, entre pitos y flautas siempre te entretienes a la hora de salir, aunque esta vez tienes una excusa buena… entre que la moto no quería arrancar, y que te has quedado comprobando la copia de seguridad ha sido imposible salir antes, o eso es lo que te repites mientras circulas por la ciudad pensando en que tus hijas estarán ya cenadas.
Otra vez que no llegas a darles de cenar, otro día que vas a llegar justito para darles un beso y meterlas en la cama.

Tan absorto estás en tus pensamientos que conduces casi por instinto, sólo piensas en llegar a casa, estás cansado y todo empieza a perder su importancia, el tráfico de estas horas sólo sirve para que te concentres más en tus pensamientos, cuando te das cuenta estás parado en un semáforo junto a la estación de Goya.

De repente algo te llama la atención por el rabillo del ojo, una pareja en la penumbra de la estación, los miras, de entrada piensas que majos, una pareja joven sin preocupaciones, aunque este pensamiento se desvanece al ver la cara de ella, no está seria, tampoco contenta, ves miedo en sus ojos, entonces te das cuenta de que él no la está abrazando, la está zarandeando… será cabrón…

Deja un comentario

La vida a mi manera by Roberto Ruiz Herrera
A %d blogueros les gusta esto: