Single post

Entender las redes sociales

En los últimos días hemos podido ver cómo el cantante Andrés Calamaro decidía cerrar su cuenta de Twitter, y lo quiso hacer dejando una serie de lindezas en su su blog, donde expresaba su opinión sobre esta red social, a la que califica como “un coro de subnormales“, una red en la que su cuenta llegó a contar con más de cien mil seguidores. Lindezas como “esos 140 caracteres pueden metérselos profundo en el medio del ojete, me importa tres pepinos perder un segundo más en el rebaño de boludos con Black Berry“o “Siempre hay excepciones, gente excepcional, pero… qué hago metido en el medio de la republica de los culoblandos“, son las que dedica el “artista” a los usuarios de twitter en un post de su blog titulado ‘Twitter idiota‘.

Calamaro decidió poner punto y final a su presencia en Twitter harto, según asegura, de “tolerar resentimiento, conceptos infantiles, progresía aborregada, ideologías desaparecidas” y de “perder media hora por día para comprobar lo que nací sabiendo“. Por ello, y para que no quede ninguna duda al respecto, el cantante concluye su carta de despedida a la red social con un ‘Fuck you‘.

Actitudes como esta son las que nos demuestra que esa gente a la que aclamamos, bien sea en conciertos, representaciones, mítines, pueden ser muy bueno en su parcela reducida de actividades, pero no debemos de encumbarlos como ejemplos a seguir ciegamente, tal y  como mucha gente parece hacer con estos dudosos ídolos que no se dan cuenta de que los tiempos están cambiando, ahora ya no vale con sentarse en su altar  (o su trono, o su púlpito) y soltar un “discurso” que las masas seguirán fielmente como borreguitos, ahora cada una de esas voces disidentes que antes se disolvían en el murmullo de la multitud pueden hacer llegar su mensaje hasta ellos con la misma claridad y validez que el emitido por estos ídolos, éste es el verdadero valor de las redes sociales, que alrededor de ellas se forma una sociedad  algo caótica en algunas ocasiones, con mucho “ruido“, pero con muchas voces que tienen algo interesante que decir, y de las que todos podemos aprender.

Personalmente tengo que decir que actitudes como la de Calamaro no me terminan de sorprender, lo que no quiere decir que independientemente de mis gustos musicales no me disgusten. De hecho hace ya algún tiempo que estaba esperando que alguien hiciese una barbaridad como ésta, concretamente desde que en algún magazine haciendo zápping aparecieron en dos escenas consecutivas de algún magazine sensacionalista Miguel Bosé y Alejandro Sanz y mientras el primero ponía cara de poker cuando le preguntaban si contestaba él directamente a sus “followers”  Alejandro Sanz  no sólo decía que ‘por supuesto contestaba a sus followers‘, sino que en mitad de la entrevista mandaba un tweet diciendo que estaba siendo entrevistado y lo que le estaban preguntando. Evidentemente podemos (y debemos) pensar que ésta es una estrategia más de márketing mediante la cual se pretende que estas personas, en muchos casos, inaccesibles nos parezcan más mundanas y que al verlas próximas a nosotros tengamos una predisposición positiva hacia ellos a la hora de “dejarnos la pasta, pero no debemos olvidar que a pesar de ser nombres que mueven dinero como simples marcas son personas que tienen una vida más o menos normal, todos duermen, comen, cagan, se enfadan, son felices, se deprimen… igual que todos nosotros, lo que les convierte, les guste o no, en personas reales, en iguales en esencia a todos sus “fans“.

Puede que todo esto que estoy escribiendo no tenga mucho sentido, posiblemente por el hecho de irlo escribiendo a ratos, aprovechando los huecos libres que el día me va dejando, pero en resumen quiero decir lo siguiente:

  • A nivel empresarial toda comunicación debería de ser el fruto de una estrategia de comunicación, para que la empresa, o la marca pueda transmitir los valores que la hacen importante tanto para el potencial consumidor final, como para el cliente que ya ha pasado de ser potencial a real.
  • Si socializamos las redes de comunicación y las adaptamos a los nuevos escenarios, nosotros debemos de saber adaptarnos a esos escenarios.
  • Hemos de tener claro que lo que hace unos años era un estándar ahora no lo es, ya no vale en hacer un discurso unidireccional, la comunicación ahora no sólo se ha convertido en bidireccional, sino que puede establecerse incluso en sentidos transversales y a la vez podemos ser partícipes de la misma.
  • Las marcas deben de entrar en las nuevas dinámicas de conversación, saber lo que tus clientes dicen de ti es tan importante como saber lo que tus no clientes dicen o quieren saber.
  • Cuando la persona física es la marca (caso Calamaro) hay que saber diferenciar las actitudes personales de las propias de la marca, al igual que en el Mundo Real™ no hay que llevar todo al ámbito personal ni tomárselo todo tan “a pecho”.
  • Es difícil, pero las críticas deben de ser tomadas como una oportunidad de mejorar, aunque joda (y a todos nos jode que nos critiquen).
  • La forma que tenemos de “gestionar una crisis” puede hacer que una situación comprometida se convierta en una provechosa, una mala gestión provocará casi seguramente una situación aún peor.
  • Y aunque suene pedante, debemos procurar tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen, la elegancia no sólo se lleva en el vestir, debemos de llevarla en nuestros actos.

Y con esos ocho puntos creo que resumo todo lo que quería decir… y si has conseguido leer el post entero, entonces te mereces mi mas sentido reconocimiento, porque para ser el primer post al que le dedico tiempo me ha salido un poquito denso…

Nota: No soy ni pretendo ser un experto en comunicación, ni dármelas de gurú, ni mucho menos de Comunity mánager que está de vuelta de todo, simplemente pretendo ser un tipo que aplica la lógica y el sentido común (o será pretender demasiado)

Pingback: Berts

Pingback: Berts

Pingback: Calvo Con Barba

Pingback: Diego Franco

Pingback: Fernando Martinez

Pingback: Jorge Iván

agosto 26th, 2010 at 12:18 am

Me ha gustado Roberto, un poco denso como tu dices, 🙂 pero muy bien, felicidades, nos vemos.

agosto 26th, 2010 at 1:58 am

de acuerdo hasta en las comas. Lógico y con mucho sentido común. Te seguiremos de cerca tan pronto nos sea posible…

Bettier
agosto 26th, 2010 at 9:31 am

Pedazo de discurso te has cascao! jajajaja Pero me ha gustado! Felicidades 🙂

Pingback: Jorge Benedí

jotabenedi
agosto 26th, 2010 at 12:56 pm

Completamente de acuerdo contigo. Calamaro no tenía en Twitter ni más, ni menos, que a la gente que le gusta sus canciones. Si tenía un concepto distinto de cómo tenían que ser sus seguidores, probablemente en lo que se estaba equivocando era en el concepto que tenía de sí mismo, y en el del trabajo que hacía hasta la fecha.

agosto 26th, 2010 at 7:08 pm

De acuerdo contigo. Una cosa es el profesional y otra la persona, mezclar las dos cosas puede llevar a la desilusión cuando uno se da cuenta que la idea que tenía de su ídolo como persona no se corresponde con la realidad. De todas maneras en la vida cotidiana también hay mucha gente, que como Calamaro, ataca y menosprecia las redes sociales o internet por que no las entienden. Esperemos que esto cambie pronto

santa pola
noviembre 6th, 2010 at 10:14 am

Una foto muy buena.

Deja un comentario

La vida a mi manera by Roberto Ruiz Herrera
A %d blogueros les gusta esto: